Ayer hubo gente a quién no le gustó mi anterior mensaje…

Estimad@ client@:

Utilizar un lenguaje popular y distendido con alguna dosis humorística, no debe llevarnos a pensar que hemos dejados de ser -desde el punto de vista de nuestra responsabilidad y profesionalidad- serios, profesionales, honestos y preocupados por la continuidad y calidad de los servicios que desde CentroRed os venimos prestando desde hace ya muchos años.

Quizás mi última circular pudo resultar inconveniente o molesta para algunos de vosotros.

Te pido disculpas, si estas entre los que se han sentido molestados.

Yo, desde la atalaya de mis muchos años de vida y profesión, me permito intentar mostrarme más cercano en el convencimiento de que en la vida -una vez alcanzado o en vías de alcanzar el nivel de excelencia que nos hemos propuesto- es más importante una sonrisa que cualquier otra cosa.

Mis mejores y más agradables recuerdos, siempre tienen como protagonista a personas que me han hecho reír.

Cuando hace ya muchos años pasé por momentos duros en mi vida, recuerdo como una simple cortina de plástico del baño decorada con geniales chistes de Forges, actuaron sobre mi afectada naturaleza psicológica como un verdadero bálsamo con propiedades significativamente curativas.

No me las doy de gracioso…pero me gustaría mucho serlo porque siéndolo se que se hace bien a los demás.

Algún amigo me recrimina el uso de un lenguaje soez, malsonante, quizás inintencionadamente irrespetuoso.

Pero es que…la vida está llena de formalidades que en muchos casos esconden hipocresía o engaño a raudales.

Todos nos podemos confundir…pero yo -aunque no se puede generalizar porque en muchos casos sería injusto- tiendo a fiarme más de un humorista que de alguien encorbatado, serio, formal, circunspecto.

El humor es VERDAD….porque si hace reír sin ofender ya no puede discutirse. Ya ha cumplido su objetivo de ser bálsamo para el espíritu. Si no hace reír, es que no es humor o es humor de baja calidad.

Llegados a este punto, PROMETO que a partir de ahora no volveré a enviar ninguna circular -que no nos engañemos, tienen como objetivo la fidelización de clientes, promoción, y venta de nuestros servicios- que no contenga alguna dosis de humor, cercanía y lenguaje informal, en la seguridad de que la calidad de lo que CentroRed ofrece se sustenta en hechos demostrables y no por la utilización de un verbo formal, corporativo y a veces, lleno de miedos al riesgo de meter la pata.

 

Mis más cordiales saludos
Javier García

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *