Facebook facilita a sus usuarios un nuevo recurso para evitar ‘pornovenganzas’

La red social, Facebook, y el Gobierno de Australia han desarrollado un proyecto piloto para poner fin a la pornovenganza entre sus usuarios. Así, desde este mes, los usuarios de la plataforma social que sospechen que son víctimas de este abuso pueden enviar voluntariamente sus fotos a la empresa para que detecte si otro usuario intenta publicarlas en Facebook, Instagram y Messenger.

De hecho, es el primer proyecto de este tipo. Actualmente, la empresa ya permite que sus internautas puedan denunciar el uso indebido de sus fotos íntimas por parte de otros usuarios, pero esta nueva iniciativa busca que ninguna imagen sea compartida, independientemente, que esté retocada.

Según la compañía norteamericana, el primer paso para avisar a Facebook es completar un formulario en la página web del Comisionado de Seguridad Digital australiano, que será remitido posteriormente a la red social. Posteriormente, el usuario debe enviarse así mismo, a través de Messenger, la foto o el vídeo que sospechan que puede ser difundido. Así, un miembro de Facebook crea una huella digital numérica para identificarla si alguien pretende subirla a internet.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *